jueves, 10 de diciembre de 2015

Como hojas, viento

Con el caer de las hojas, nos damos cuenta de la fugacidad del tiempo. A medida que comienzan a cambiar su color a tonos naranjos, pensamos como un símbolo de vida es capaz de desprenderse de su raíz y morir en el suelo que pisamos todos los días...
Pero, eventualmente, las volvemos a ver como siempre en los árboles, entregándonos esa energía verde radiante que conocemos claramente, reflejo del sol que ilumina nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada